La estructura de albañilería confinada se caracteriza por estar constituida por muros de unidades de albañilería (muro de ladrillos) los cuales están «confinados» (amarrados) por estructuras de concreto reforzado (columnas de amarre y vigas).

La albañilería confinada es un sistema estructural, resulta de la unión de elementos de confinamiento verticales (columnas de amarre) y horizontales (viga solera), los cuales se unen sólidamente al muro para formar un conjunto estructural.

En este sistema estructural al muro confinado se le denomina muro portante pues cumplen también funciones estructurales, es decir, soportan el peso de la construcción y la fuerza de los sismos.

El muro de albañilería divide o limita espacios al interior de la vivienda; soporta las cargas de gravedad, es decir, el peso de los materiales, personas, etc. y soporta las cargas sísmicas.

Las columnas o elementos de confinamiento vertical, tienen como función principal aumentar la capacidad de deformación o flexión del muro ante la fuerza sísmica

En el caso de las vigas soleras, toma y distribuye uniformemente las cargas verticales.

Las funciones que se les ha asignado a las vigas soleras y a las vigas de amarre es Evitar rajaduras en el muro, impidiendo que éste oscile o vibre libremente en caso de sismo.

CONSIDERACIONES PARA EL DISEÑO DE UNA VIVIENDA CON ALBAÑILERÍA CONFINADA

Durante un sismo la vivienda se sacude como si alguien la empujara lateralmente. Estas fuerzas pueden sacudir a la vivienda en distintas direcciones (X, Y), y por lo tanto, la edificación debe tener muros dispuestos a lo largo de dichas direcciones, de modo que le proporcionen fortaleza.

 

DEJA UNA RESPUESTA