Según R.M Nº 174-2016-VIVIENDA que aprueba la modificatoria a la norma técnica G.040 vigente en la actualidad, el Pozo de luz se define como:

“Patio o área libre, cuya función es la de dotar a los ambientes circundantes de iluminación y ventilación natural.”

Y según la misma norma se define Patio:

“Superficie sin techar situada dentro de un predio, delimitada por los paramentos exteriores de las edificaciones o los límites de propiedad que la conforman.”

La misma que define Paramento exterior como: 

“Elemento de cierre que define los límites de la edificación y la separa del ambiente exterior no techado.”

Es decir un pozo de luz, está constituido en cada lado, por paramentos de cierre o por los límites de propiedad (Ver imagen de referencia).

En este sentido el cálculo de las dimensiones mínimas normativas de dicho pozo debe hacerse en función de los paramentos de cierre antes mencionados, tal y como lo establece la Norma A.010 vigente y aprobada por D.S. Nº 005-2014-VIVIENDA:

  1. b) La distancia perpendicular entre los vanos de los ambientes de dormitorios, estudios, salas y comedores, que se sirven del pozo medida en el punto central o eje del vano y el muro opuesto que conforma el pozo no debe ser menor a un tercio de la altura del paramento más bajo del pozo, medido a partir de 1,00 m sobre el piso más bajo.
  2. c) La distancia perpendicular entre los vanos de los ambientes de servicio, cocinas y patios de servicio techados que se sirven del pozo, medida en el punto central o eje del vano, y el muro opuesto que conforma el pozo, no debe ser menor a un cuarto de la altura total del paramento más bajo del pozo, medido a partir de 1,00 m sobre el piso más bajo.

En síntesis, el cálculo de la dimensión mínima normativa de un pozo de luz se hace en función del paramento más bajo y, en el caso de que el pozo de luz este definido por uno o más cercos en el límite de propiedad, la norma vigente no aclara como se debe hacer este cálculo, pero, aún se sigue utilizando el criterio establecido en la Norma G.040 aprobada por D.S Nº 011-2006 – VIVIENDA y vigente hasta el año 2016:

“…Cuando el pozo de luz se define por un cerco en el límite de propiedad, la altura del paramento opuesto es la altura normativa establecida para el vecino”

Bajo lo expuesto en la normativa vigente, un pozo de luz, está definido por paramentos de cierre en todos sus lados, los cuales son cruciales para el cálculo de sus dimensiones mínimas. En la siguiente imagen no se ilustran pozos de luz ya que no caben dentro de la definición, por no estar delimitados en su totalidad por paramentos o elementos de cierre.

El hecho que dichos espacios se usen como área libre para dotar a los ambientes circundantes de iluminación y ventilación natural no implica que deba ser denominado como un pozo de luz y cumplir con las características establecidas en el Artículo 19 Norma A.010 del Reglamento Nacional de Edificaciones:

Artículo 19.- Los pozos para iluminación y ventilación natural deberán cumplir con las siguientes características:

Para viviendas unifamiliares, tendrán una dimensión mínima de 2,00 m por lado medido entre las caras de los paramentos que definen el pozo

Para viviendas en edificaciones multifamiliares:

  1. Tendrán dimensiones mínimas de 2,20 m por lado, medido entre las caras de los paramentos que definen el pozo.
  2. La distancia perpendicular entre los vanos de los ambientes de dormitorios, estudios, salas y comedores, que se sirven del pozo medida en el punto central o eje del vano y el muro opuesto que conforma el pozo no debe ser menor a un tercio de la altura del paramento más bajo del pozo, medido a partir de 1,00 m sobre el piso más bajo.
  3. La distancia perpendicular entre los vanos de los ambientes de servicio, cocinas y patios de servicio techados que se sirven del pozo, medida en el punto central o eje del vano, y el muro opuesto que conforma el pozo, no debe ser menor a un cuarto de la altura total del paramento más bajo del pozo, medido a partir de 1,00 m sobre el piso más bajo.

Cuando la dimensión del pozo perpendicular a los vanos a los que sirve, es mayor en más de 10% al mínimo establecido en los incisos b) y c) anteriores, la dimensión perpendicular del pozo se podrá reducir en un porcentaje proporcional hasta un mínimo de 1,80 m.

En edificaciones de 15 metros de altura o más, cuando la dimensión del pozo perpendicular a los vanos a los que sirve, es menor hasta en 20% al mínimo establecido en los incisos b) y c) anteriores, la dimensión mínima perpendicular del pozo deberá aumentar en un porcentaje proporcional.

 

Pues las condiciones son muy diferentes, fundamentalmente por no tener en uno de sus lados un paramento de cierre, lo cual permite el ingreso de los rayos solares a cada ambiente en todo el recorrido de este espacio (Ver imagen de referencia).

Es importante conocer la definición de Pozo de Luz y la función que cumple para que cuando los proyectos sean evaluados en el proceso de obtención de licencia de edificación no se realicen observaciones infundadas. 

En la evaluación del proyecto de vivienda multifamiliar ubicado en la Mz. M Lt.1 Urb. California en la ciudad de Trujillo para la obtención de la respectiva licencia, se observa en el acta de verificación y dictamen que el área libre (delimitada en la imagen de referencia) no cumple con el un tercio señalado en el Artículo 19 Norma A.010 del Reglamento Nacional de Edificaciones.

Pretendiendo que esa área libre dejada por cuestiones de diseño, se evalué y calcule sus dimensiones como si fuese un pozo de luz, lo cual está infundado, primero que por definición no es un pozo de luz (al no poseer paramentos de cierre en todos sus lados), y cae en el absurdo, pues si se siguiera lo dispuesto en la norma, se tendría que calcular el paramento más bajo, y en este caso el paramento más bajo no existe, es decir su altura es 0, y a esta altura debería restarse una unidad y luego dividir entre 3, lo cual es ilógico.

Es deber de los profesionales involucrados entender cada concepto y la finalidad de estos, en el caso de los pozos de luz, nuestra normatividad, trata de regular las dimensiones mínimas para que se garantice una adecuada iluminación a los pisos inferiores, pero si ya se tiene un lado abierto no es necesario evaluarse de la misma manera, porque ya se está garantizando que exista iluminación. Que estos espacios que no sean pozos de luz (según nuestra normatividad), no implica que deba tomarse provecho y tratar de dar un mal uso a la norma y hacer espacios de iluminación que no cumplan su fin.

Bajo todo lo expuesto se puede observar que el criterio conceptual de pozo de luz, en la actualidad tiene por finalidad iluminar los ambientes a los que sirve, y se debe garantizar  las dimensiones mínimas, para que cada ambiente (en especial los de los niveles inferiores) tenga una  adecuada iluminación. Siendo importante que las comisiones técnicas, encargadas de evaluar y emitir dictámenes sobre proyectos arquitectónicos, tengan bien en claro los conceptos y cuál es la finalidad que cumple cada uno de ellos.

DEJA UNA RESPUESTA