¿Qué pasará con el sector inmobiliario tras el Covid-19?

Los días de paralización por el estado de emergencia tendrán un impacto negativo en los principales indicadores del sector inmobiliario. ¿Qué segmentos serán los más afectados y de qué depende su recuperación? La cuarentena parece no terminar para el sector inmobiliario. Los días de paralización lograrán afectar sus resultados, pero su impacto no será igual en todos los segmentos. Expertos coinciden en que oficinas corporativas, locales industriales y logísticos y el segmento ‘retail’ escribirán su propia historia tras el coronavirus.

De no extenderse la fecha de término, este domingo se pondría fin a los 28 días del estado de emergencia que tuvo en vilo al país. Y aunque la emergencia sanitaria no ha pasado, las consecuencias en términos económicos tampoco terminan de contabilizarse. Por lo pronto, a los alicaídos bolsillos de miles de peruanos se sumará el efecto negativo en algunos sectores como transporte aéreo, turismo y ‘retail’ no esencial (calzado, ropa, lujo, tecnología o restaurantes ‘up scales’), que parecieran formar parte del grupo de los más afectados.

Aun así, el sector inmobiliario tampoco resultará ajeno. Oficinas corporativas, locales industriales y logísticos, y el segmento ‘retail’ podrían sentir el impacto negativo que dejarán los días de paralización decretados para prevenir el contagio masivo del coronavirus, a pesar de que en el 2020 se avizoraban indicadores positivos.

Sobre el caso específico de la demanda, el economista Marcel Ramírez considera que buena parte del impacto sobre la demanda tendría correlación con la crisis que enfrenta uno de los segmentos más golpeados por esta coyuntura: los independientes, que suelen ser los de mayor demanda en el rubro de oficinas/consultorios.

Frente a ese panorama y con varias inversiones en el sector inmobiliario, Jenny Esaine, directora de inversiones de AC Capitales, sostiene que aunque todavía no pueden estimar la “magnitud” del impacto, sí consideran que todos los segmentos del sector inmobiliario “no se van a afectar de la misma forma”.

Y si post crisis, el mercado inmobiliario suele ser uno de los que mejor afronta las crisis, debido a que –como señala Franco Vinatea, socio de BP– en el largo plazo no pierde valor, ¿qué sucederá con este sector más allá del estado de emergencia considerando, como dice el ejecutivo, que el Covid-19 viene teniendo un impacto negativo mucho más rápido sobre la demanda que sobre la oferta?

Para empezar, Marcel Ramírez apunta que –en principio– será el propio sector inmobiliario el llamado a ayudar para recuperar la demanda. ¿Cómo? A través de ofertas y promociones dirigidas a los segmentos que no hayan visto afectados sus flujos de ingresos, por lo menos, no de manera significativa.

Y aunque por el momento, en AC Capitales no han tomado decisiones sobre sus acuerdos comerciales vigentes, Jenny Esaine refiere que como gestores de inversión inmobiliaria continuarán evaluando nuevas apuestas porque son conscientes de que “podrían aparecer oportunidades” que serían de utilidad para “pasar un bache que no se sabe cuánto tiempo va a durar”.

Lo mismo opina Fernando Velarde, gerente general de VeMás. Para él, las oportunidades que dejan las crisis internacionales suelen ser bien aprovechadas por el sector inmobiliario y esta no sería la excepción.

“Hay muchos fondos de inversión, sobre todo chilenos, que están mirando al Perú, que tiene buena confiabilidad y porque el suelo es un bien que muy rara vez se devalúa. Eso, además de dinamizar el mercado, también genera más oferta y es bueno para motivar a otros inversionistas”, añade.

Una posición que es respaldada por Ricardo Arbulú, vicepresidente de la Asociación de Empresas Inmobiliarias (ASEI), quien también percibe el apetito de varios fondos de inversión interesados en aterrizar en el sector inmobiliario peruano que, a pesar del efecto coronavirus, sería –a decir de los expertos– uno de los que mejor afronte la crisis porque, como señalan en Binswanger, el plan de reactivación económica también implicará la contratación de muchas personas que necesitarán espacios de trabajo temporales por uno o dos años.

DEJA UNA RESPUESTA