LA CONSTRUCCIÓN INFORMAL EN EL PERÚ

Luego de presenciar como muchas casas, pueblos y ciudades eran afectados y destruidos durante el fenómeno del niño el año 2017, según INDECI, esto dejó en el Perú más de 100 personas fallecidas y más de 370 mil viviendas afectadas y tan solo en Piura 22 mil viviendas fueron destruidas. Ante esto nos queda la duda:

¿Cuál es la causa que nuestras viviendas hayan resultado tan afectadas?

¿Nuestras viviendas están preparados para soportar fenómenos naturales de gran intensidad, como terremotos?

Uno de los más graves problemas que afecta a nuestro país es el alto índice de construcción informal. Esto no solo genera un crecimiento desordenado en las ciudades, sino que también resulta peligroso para las familias que edifican en terrenos vulnerables y con materiales inadecuados.

Según CAPECO (2018) “En la Perú el 80% de viviendas son construcciones informales y de ese porcentaje, la mitad son altamente vulnerables a un terremoto de alta intensidad. En las zonas periféricas de las ciudades esta cifra llega al 90%”.

Según Felipe García Bedoya, director del Instituto Capeco, Existe dos tipos de viviendas informales que se da en nuestro país. La primera se denomina construcción por autogestión, mediante la cual se contrata personas con conocimientos empíricos, más no técnicos, para que diseñe y construya la vivienda. Y la segunda modalidad de informalidad es la autoconstrucción, mediante la cual la propia familia se encarga de la construirla.

Una vivienda informal, conlleva a malas prácticas. Como mal uso de los fierros en las columnas, mala calidad del cemento y mezcla, cimientos defectuosos, malas instalaciones eléctricas y redes sanitarias, construcción sobre rellenos sanitarios, malas construcciones en laderas de los cerros, Etc. Todas estas prácticas pueden ocasionar derrumbes y accidentes.

Como consecuencia, tarde o temprano la edificación va a presentar desperfectos, ya sea por fallas estructurales o funcionales. Y lo más alarmante ante un evento desastre natural de gran magnitud el costo social y económico será grande.

Es por todo esto que en el Perú debemos de hacer la gestión adecuada para construir una vivienda formal. Según CAPECO (2018), existe cuatro (4) pasos básicos para realizar una construcción formal en el Perú:

  1. Licencias y permisos respectivos
  2. Diseño de la vivienda elaborado por arquitectos e ingenieros
  3. En la construcción mano de obra calificada y materiales idóneos.
  4. Supervisión por parte de autoridades municipales.

Es así que, para corregir este problema es de vital importancia encontrar soluciones, para formar mejor a los albañiles y a los maestros de obras, así como a los propietarios, para que tengan las consideraciones idóneas durante la construcción.

DEJA UNA RESPUESTA